Tres no son multitud

Tras la incorporación de rasras, era inevitable el que en su estela más y más colaboradores se incorporen a este nuestro humilde (y herrático) blog. Ante su calidad, confío que también sean capaces de mantener una regularidad que yo solito no he sido muy capaz de conseguir (hasta ahora).
Sin mucho más que decir, les dejo con Amayo; espero que sus consejos les sean útiles, y que su colaboración no se quede en puntual.

Notarios, mecánicos del coche y ferias del libro antiguo.


Como todos los otoños y hasta el 15 de Octubre, han vuelto al paseo de Recoletos las casetas de la Feria del Libro Viejo y Antiguo, que no hay que confundir con la del libro de segunda mano y ocasión, en idéntico lugar pero en primavera- aunque en ambas ocasiones se ofrezca prácticamente lo mismo, por los mismos y al mismo precio.

Antes de entrar en lo particular, interesa aclarar una serie de cuestiones generales.
Los tiempos en los que los libros viejos eran estorbos antiestéticos (todo salón agradece una estantería, pero con enciclopedias diversas y los últimos premios Planeta, no se vaya a dar imagen de vetustez y falta de higiene ¡qué horror!) o gusto de escritores, catedráticos, jubilados y chalados con nulo espíritu mercantil han pasado. Hoy el libro viejo puede ser alternativa de inversión a sellos o monedas, así como muestra de exclusividad y "clase". No es que sea un gran descubrimiento; hace muchos años que aparecieron la tendencia creciente de los precios y la polarización de la oferta en morralla y piezas de lujo. Cómo sobrevivir a ésto puede verse aquí mismo.

Por lo anterior, se engaña aquel que acuda a la feria buscando chollos. Haberlos haylos, pero es como buscar una aguja en un pajar.....y por desgracia hoy estamos acostumbrados a satisfacer muchas necesidades de forma instantánea. De hecho, se puden encontrar incluso libros más caros que nuevos (20€ por una de las novelas sobre Eugenio de Aviraneta, a 11 en Caro Raggio). No. El uso actual de esta feria es doble: encontrar obras difíciles de encontrar que nos resulten imprescindibles, por las que estemos dispuestos a pagar (casi) cualquier cosa; y "dejarse sorprender" por libros de existencia no sospechada y que de golpe parecen prometer una lectura interesante: caprichos.

Respecto a la historia militar, dos grandes temas dominan el panorama: la SGM (desde siempre) y la Guerra Civil (fenómeno reciente). Del segundo tan sólo mencionaré las monografías de Martínez Bande a 30€ mínimo, más caras que las de San Martín, y dentro del tema aéreo, la presencia de "Cadenas del Aire", "Yo fui piloto de caza rojo"(varias veces) y un raro ejemplar del Miranda&Mercado nº1 en español. Todos ellos a precios elevados. En cuanto a la SGM, suele ser costumbre que los títulos sean novelas (Hassel, Vereiter), libros de divulgación de buena factura (Ryan, Luis de la Sierra) y publicaciones de las de primera oleada como Shirer.

Fuera de estas secciones fijas ya se entra en el terreno de lo inesperado, variable cada año. Esta vez se puede señalar la existencia de una buena colección de como 10 libros estadounidenses sobre la guerra de 1898 y más o menos contemporáneos, lo que sin duda proporciona un punto de vista diferente al machacado por las conmemoraciones y libre de intermediaciones académicas. Igualmente, un libro alemán de 1911, con estudios estratégico-históricos bajo la forma de comentarios a párrafos de Clausewitz -Die Macht der Persönlichkeit im Kriege (no lo busquen, ya no está) o una historia de las fábricas Krupp de 1937, también en alemán y también desaparecida. De vez en cuando aparecen reglamentos tácticos españoles de los años 30/40 que, a pesar de lo limitado de la demanda y su mala conservación no bajan jamás de los 10€ por folleto.

Sin embargo, nos equivocaríamos al buscar en las trastiendas de las casetas sólo en el apartado de "historia" textos aplicables a la HM. Porque también pueden encontrarse colecciones de náutica y aeronáutica que guardan agradables sorpresas. En lo primero, este año no hay Almanacchi Navali ni Jane's de los años 30; pero sí curiosos libros de texto de la ENM (Escuela Naval Militar) de postguerra que abarcan desde cinemática naval a trigonometría esférica, maniobra o estrategia, aparte de bastantes "Sanmartines" navales cuyo precio se aconseja cotejar con los originales . Lo segundo este año está muy bien representado, con obras raras como un grupo de 6 pseudo-Ospreys italianos sobre la Regia Aeronautica de la SGM u otro de 5/6 libros sobre aviones UK-US desde 1900 hasta los 60 que, si bien algo pasados, siguen siendo joyas por la calidad del papel, la encuadernación, las fotos y la cantidad nada despreciable de información que traen; ahora bien, los precios no son nada populares (85€ el conjunto italiano y 45/50€ cada ejemplar anglosajón).

En resumen: si busca vd. saldos, siga prestando atención a este blog, o herede de algún pariente. Además, gracias a internet, muchas de las dudas básicas sobre temas de HM pueden solucionarse sin comprar libros. Por todo ello, esta feria cada vez más se limita al papel de herramienta cara y de uso muy específico para la consecución de nuestros fines,como sus acompañantes en el título.

Nueva visita al monte Suribachi. Con banderita.


Derrick Wright: La batalla de Iwo Jima. Inédita Ediciones, Barcelona 2006 (edición bolsillo).
Edición original: The Battle for Iwo Jima 1945 Sutton Publishing 2003
Cuando uno se enfrenta con un título como este, realmente sabe ya de qué se trata. Descripción de una batalla, testimonios de los veteranos, afirmaciones de lo increíblemente trascendente que fue para esa guerra en general y para la historia universal en particular.
Lo cierto es que, más que ninguna otra, Iwo Jima es la historia de una imagen, de una fotografía, de un gesto. Pero también de una base aérea, de sangre y plomo a cambio de unos pocos kilómetros cuadrados de nada y azufre en medio de un océano vacío.
Aunque el autor es inglés, e intenta desde el principio dar un enfoque novedoso a lo que parece el eterno escenario del Pacífico, la feroz islita con taimados japoneses heroicamente tomada por los marines, al final termina siendo eso mismo. Apenas unas líneas para darnos un perfil del comandante nipón, la delicadeza de su correspondencia con su hijo, y su conocimiento de los EE. UU., para regresar a la historia de siempre: la islita es tremendamente difícil de conquistar (aunque esté completamente aislada) su guarnición es traicionera e implacable (aunque poco más puede hacer que esconderse bajo tierra) y los aguerridos marines consiguen conquistarla gracias a esa soberbia fórmula, que sólo ellos poseen, de abrumadora potencia de fuego, y valor a pecho descubierto.
Por supuesto, el bombardeo previo es insuficiente. Los recursos destinados a la misión, escasos. El valor de los marines, e incluso de los seabees, inmenso. Pero la parte dedicada a los más de 20 000 japoneses enterrados en la isla, todos muertos (sólo sobrevivieron 1083 prisioneros) está, como siempre, descompensada.
Derrick Wright, aunque británico, es un notable especialista en el área del Pacífico, y tiene libros prácticamente sobre todos y cada uno de los asaltos anfibios, de Tarawa a Okinawa, incluyendo varios Ospreys. Por supuesto, su último libro se titula Pacific Victory: Tarawa to Okinawa 1943-1945.


Nuestro habitual monte Suribachi
En este caso, la búsqueda y caza de erratas ha resultado más difícil de lo habitual. El traductor, por lo visto, es novato y gracias a ello los defectos que se pueden encontrar son los propios de intentar hacerlo demasiado bien.
Como los empleos militares no son "traducibles" entre distintos países (casi ni siquiera entre distintos ejércitos del mismo país) pues ale, es "necesario" explicar por nota la traducción de private first class, colonel, major (que sin embargo traduce a veces como comandante, a veces como mayor...) etc.
Por supuesto, para los cargos de los japs no hay tanta ceremonia (es decir, ninguna).

En la página 31 (edición en tapa dura): "las cuatro torretas restantes (del B 29) estaban controladas por computadores que calculaban la velocidad, distancia, altitud y dirección del
objetivo".
p.86 Un "retriever" (un sherman ARV) que requiere nota explicativa, aunque el término no tiene traducción
p.87 La única realmente grave, supongo que se escapó al corrector (si es que lo ha habido¨: "las grandes rifles de la marina" ¿? refiriéndose a cañonesde acorazados.
pg 101 . Los japos lanzan cohetes de hasta 300 kg ¿!? bueno, sí, he encontrado que llegaban hasta los 200 kg., no es que sea muy grave, pero si siempre nos estamos quejando de la necesaria traducción de calibres y demás, pues la reseñamos.
p. 168. Vale, admito que los cañones navales yanquis se indiquen en pulgadas, (y no los de shermies), las distancias marinas en millas.. pero los cañones japoneses ¿también deben medirse en pulgadas?
En determinado momento los marines cortan un cable y "cesa el contacto por radio" entre el monte Suribachi y el resto de la isla ¡¡¡!!!