Sangre, esfuerzos y olvidos


Estamos en año de celebraciones y centenarios guerreros, en Independencias dependientes de asombro popular, concurrencia variada y recuerdos postreros; de la actual avalancha sintetizadora de esta interesante gran campaña española desarrollada entre 1808-1814, úlcera sangrante para unos o heroica afirmación de la idiosincrasia ibérica para otros, yo les aconsejo que esperen un tiempo para discernir o comparar las mejores elecciones posibles y no llevarse un empacho de "nuevas" obras de referencia salidas como churros de las editoriales correspondientes.

Aunque igual aciertan, es posible, con este título que acompaña a mi texto. Me estoy refiriendo a La Batalla de Ocaña: campañas militares en la provincia de Toledo en 1809, de Florencio Ontalba Juárez y Pedro Luis Ruiz Jaén (2006). En menos de 180 páginas ordenadas en tres partes o bloques diferenciados, los autores -aconsejados por personajes como Acosta, Sañudo o Vela, entre otros- esbozan, describen y relatan con gran claridad, amenidad y bendita crítica, la fisonomía del ejército español de la época (no tan atrasado en algunas ramas como suele pensar la profana mayoría), los orígenes de esta sangrienta y contumaz contienda o el propio desarrollo de la minicampaña que desemboco en uno de los mayores y más desconocidos desastres en campo abierto de las armas españolas (sólo igualado quizás por Medellín).

Imágenes, planos, tablas, croquis y grabados se suceden en el amplio y eficaz formato elegido de encuadernación y edición que, junto a ciertas novedades en forma de Partes perdidos de mandos españoles rescatados por los autores de archivos ingleses, hacen de esta obra una referencia clara y barata para cualquier aficionado o no tan aficionado "expuesto" a modas de editorial, en este periodo histórico nacional.

Sólo deseo que abunden en este año bicentenario más de estos estudios respetuosos y rigurosos de Diputación, que algunos de los habituales libros de oferta y arrastre de masas populares que ya empezamos a vislumbrar en las estanterías comerciales.
Ozymandias